Tres claves para saber si tu negocio es rentable

Cuando comienzas un proyecto siempre tienes gran cantidad de incógnitas en tu cabeza pues el área de los negocios es bastante inestable y puede cambiar en solo cuestión de segundos. Es por eso que debes mantenerte siempre con el ojo atento y tener en cuenta la mayoría Xerodermia los aspectos, sobre todo las variables del mercado.

En esta oportunidad vamos a conocer cuáles son las claves principales para que sepas si tu negocio es rentable o no. No importa si prestas servicios de informática, repostería o te dedicas a reparar bajantes comunidad, aqui podras tener un idea de cuánto éxito puedes llegar a amasar.

Son tres los aspectos fundamentales a tener en cuenta, lo primero que debes preguntarte es ¿Qué es lo que voy a hacer? Los segundo es ¿Quienes serán mis clientes? Y por último cómo dejaré que me paguen. Partiendo de estas incógnitas,  comienza un plan importante que se debe estipular muy bien. A este tipo de estrategia se le denomina NICHO, y desde hace un tiempo ha cobrado mucha fuerza ya que de esta forma muchos negocios han llegado al éxito.

Pero en realidad estas no son las claves fundamentales para saber qué tan rentable es tu negocio, para esto existe otra triada importante, y te la explicaremos en las siguientes líneas.

Primera: Proyéctate al futuro

Es importante determinar cuánto dinero has gastado y cuánto gastarías pues un negocio requiere de varios aspectos fundamentales, pero no siempre se tienen desde el principio y esto es algo que se debe proyectar desde que el negocio inicia. Quizás te dediques al área de informática y al iniciar solo tengas un ordenador, estamos más que claros que solo con esto no se puede montar un negocio, pero es una forma de comenzar. El dinero que se debe invertir a futuro debe proyectarse y tener un tiempo estipulado para conseguirse.

En el caso de los abogados y médicos, estos necesitan tener una especie de despacho o sala de tratamiento.y en este caso se precisa de un mobiliario para poder equipar el lugar, en un principio este puede ser muy básico, quizás un par de mesas y sillas, pero esto no debe quedarse así, se debe proyectar un crecimiento importante, esto obviamente debes anotarlo y estipular un tiempo prudente para conseguirlo.

Lo recomendable es que anotes todo lo que invertiste en un principio y lo que debes invertir, ya que se supone que según el éxito de tu negocio, en un maximo 6 o 7 meses debes haber recuperado de forma íntegra lo que invertiste y debes haber logrado lo que te propusiste en un principio.

Segundo: Calcula el beneficio de tu actividad y esto ¿cómo se hace?

Lo primero que debes hacer es tener en cuenta todos los ingresos que genere tu emprendimiento, esto será a nivel de venta de productos y servicios, además de las pérdidas que se produzcan ya sea por mantenimiento o abastecimiento, siempre debes tener en cuenta las pérdidas.

Entre estos gastos tenemos los básicos como la luz, el teléfono, el agua, internet papelería y publicidad, además de los gastos de transporte. Para cubrir todo lo anterior, lo que debemos hacer es una especie de balanza donde veamos qué pesa más, si los gastos o la ganancia, si esta se inclina más a la pérdida entonces estamos del lado incorrecto.

Tercer punto clave: Ya tiene una proyección de beneficio calculado, ¿con qué se compara? 

Ingresos totales – Costes totales = 0

Al comenzar un negocio este siempre estará en cero, pues muy pocos lo harán de forma positiva. Ahora si esto se prolonga por mucho tiempo, entonces el negocio no es sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *