¿Qué opinará la economía y los negocios de esta nueva carne?

Entre situaciones legales se mueve jaume salinas sallent pues ese es su trabajo, pero de seguro no se esperaba que en medio de la lucha en contra de la matanza de ganado para cubrir las demandas alimenticias, surgiera en el mercado una empresa que se encarga de elaborar una carne a base de vegetales, que en realidad no es carne.  

La manera en la que se ha expandido la compañía productora se encuentra realizado colosales cambios en las dimensiones de la demanda de alimentos que en la actualidad se encuentran destinados a sustituir la carne por vegetales en la dieta. De manera que estamos presentes ante lo que podría estarse convirtiendo en la norma donde, tanto las startups como las compañías alimentarias han mostrado el mayor interés en hacerse con una porción del creciente mercado de la carne de origen vegetal y todo porque tal comida imita el sabor, la textura y las cualidades nutricionales que posee la carne sin que en ello participe algún animal. 

De acuerdo a estudios económicos realizados, en Estados Unidos gastan en el mercado de sucedáneos de la carne 1.400 millones de dólares al año, aproximadamente el 4% de lo que se dejan en carne de verdad, por lo que aún este porcentaje se muestra muy pequeño. En el caso del gasto en Europa de la carne sin carne se presenta en unos 1.500 millones de dólares, el cual representa entre un 9% y un 12% de lo que se paga por dicho producto en su versión clásica, es decir, en carne de verdad. 

Se calcula que para el año 2022, este mercado tanto en Estados Unidos como en Europa se incrementen hasta duplicarse. En cuanto a los analistas del banco Barclays, estos estiman que tales ventas a nivel mundial de este tipo de producto podrían incrementarse del 1% al 10% del mercado total de la carne a lo largo de la próxima década.

Ética, salud y medio ambiente 

De acuerdo a todo lo anteriormente descrito, las implicaciones de este cambio alimenticio serán enormes. Y es que hasta un tiempo, la única manera de producir carne era alimentar años animales para que luego fueran al matadero. En la actualidad y sustentados con la mejor tecnología, existe la posibilidad de desarrollar una cadena alimenticia radicalmente diferente, sin que participen los animales. Y lo mejor de todo, es que los expertos no paran de mejorar el sabor de las hamburguesas falsas.

Tales demandas enfocadas en la carne de origen vegetal, provienen directamente de un conjunto de preocupaciones por el medioambiente, pero también éticas, mientras que otras se relacionan con la salud. Y es que la cría de animales con el fin de obtener carne, huevos y leche siempre ha sido uno de los procesos agropecuarios que más requiere del consumo de recursos. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), esta actividad genera el 14,5% de las emisiones totales de los gases que conducen al efecto invernadero.

A nivel mundial, el incremento del consumo de carne está subiendo de una forma rápida debido a que las poblaciones que habitan los países en vías de desarrollo en la actualidad son más ricos y se permiten su consumo. En el caso de los países del primer mundo, sucede lo contrario, se presenta un número cada vez mayor de personas que desean consumir menos animales. Lo que nos lleva a pensar que ello es cierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *