Manteniendo las dudas en Sevilla, CaixaBank y Bankia se ocupan del nuevo organigrama

Este se ha convertido en el secreto mejor guardado en referencia a la fusión entre CaixaBank y Bankia. Quienes se mantienen en sus cargos, Jordi Gual Sole Caixabank, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de la entidad catalana, y José Ignacio Goirigolzarri, quien es el presidente de la nacionalizada, mantienen en reserva la lista de directivos que se encargarán de liderar la nueva entidad, tras lo cual existe la expectativa de un gran número de empleados.

En todo caso, lo único que se sabe seguro más allá de sus cargos, es que Juan Antonio Alcaraz, será quien llevará el negocio comercial, y que por su parte Goirigolzarri y Gortázar le ofrecerán un cargo directivo a José Sevilla, quien es el CEO de Bankia.

El rol del consejero delegado de la nacionalizada se muestra como la gran incógnita de este reciente organigrama, sobre el que no dejan de surgir distintos tipos de rumores dentro del sector financiero. Gortázar, cuenta con el reto de ofrecer un cargo que lo sitúe en un nivel clave sin que ello pueda generar ciertas suspicacias entre sus propios directivos de CaixaBank.

Mientras tanto, en el mercado se continúa esperando que este sea un cargo ubicado entre las direcciones financiera y de riesgos, similar al de David Vegara (Sabadell), Julio Zapatero (Bankinter), ambos en Riesgos, o José García Cantera (Santander) y Jaime Sáenz de Tejada (BBVA), de Financiero.

Fuentes allegadas a las dos entidades, tienden a considerar un aspecto clave que este nuevo comité de dirección debe mantener un contrapeso fuerte a Alcaraz en Riesgos. Esta se trata de una función que en la actualidad es ejercida en CaixaBank por Jordi Mondéjar.

Estado conscientes de que este se trata de un proceso sensible, Gortázar y Goirigolzarri decidieron contratar un consultor externo a fin de que pueda evaluar los directivos de un grupo y también a otros que competirán por un puesto, ello de acuerdo a fuentes financieras que han sido consultadas por este medio. Dicha elección ya se encuentra avanzada y el proceso será puesto en marcha en el transcurso de las próximas semanas.

El objetivo de quienes son los responsables de las dos entidades en esta fase de integración se enfoca en recabar toda la información que es necesaria para comenzar a dibujar el Comité de Dirección por funciones, sin nombres en cada cargo. En todo caso, este se trata de un esquema no será dado a conocer hasta que hayan al menos pasado las juntas de accionistas de ambos grupos a inicios del mes de diciembre.

Esta decisión ha sido tomada con el fin de mantener a ambos equipos centrados en el día a día de la entidad y en las mesas de trabajo de la fusión, mas no, que estén enfocados en cuál será su lugar dentro de la nueva entidad. Esta se trata de la misma hoja de ruta seguida por Bankia en la integración de BMN, donde el organigrama resultó ser lo último que se dio a conocer.